Cómo crear buenas relaciones laborales

¿Qué si las relaciones laborales deberían importarte? La mayor parte del tiempo la pasamos en nuestros puestos de trabajo. Un espacio que involucra la socialización e interacción con más personas que seguramente son muy diferentes entre sí, por ende, es muy importante comprender y escuchar a quienes nos rodean y hacen parte de nuestra cotidianidad, entendiendo que al final todos somos distintos y cada individuo es único e irrepetible, con una esencia que nos hace incomparables a los demás.

 
Así que no quisieras pasarte el tiempo haciendo sólo tu parecer y creando mala honda en el ambiente.


Pero entonces ¿Cuál es la actitud a adoptar para tener buenas relaciones laborales con los compañeros? No es tan difícil como crees, aquí te dejamos algunos consejos para conseguirlo.

Actitud positiva

Regla de oro que te será útil en cualquier lugar a donde vayas. Puede sonar repetitivo, pero la actitud es determinante. Brindar siempre una sonrisa y generar buenos tratos a los demás hará que el día a día se torne más tranquilo tanto para ti, como para tus compañeros.

Evita los chismes de pasillo: Ser transparente y directo en las relaciones laborales, es la mejor forma de no dar lugar a este tipo de comentarios, lo que te ayudará a convertirte en una persona de confianza. En caso tal de presentarse algún rumor, la clave está en ignorar ¡Y listo!

Sé empático

La empatía, además de ponernos en el lugar del otro, nos permite comprender la vida emocional de otra persona, casi en toda su complejidad, seguro esto te hará sentir mejor y te facilitará la resolución de conflictos.

No culpes a otras personas

Sí, no siempre se tiene la culpa de todos los problemas que surjan a nuestro alrededor, principalmente aquellos que significan un gran dolor de cabeza, aun así, no es necesario acusar a alguien para resolver de forma acertada este inconveniente, con una correcta explicación del asunto puedes salir victorioso. Ya lo sabes.

Respeta a tus colegas

Suena lógico, pero a veces la exaltación nos lleva a romper esta vital línea. Para imponer respeto no tienes que mostrarte como una persona supremamente seria y sin emociones, ya sea que seas jefe o un compañero más, trabaja con pasión, sonríe siempre y se gentil con los demás.

Responsabilízate de tu trabajo

Es importante que identifiques cuál es tu rol en un equipo, no importa que tan bueno seas en lo que haces, si esto no va acompañado de disposición y responsabilidad por las tareas asignadas, no funcionará. Esfuérzate por hacer las cosas bien, porque no solo estarías echando a perder tu trabajo, sino el de otras personas.

Y por último,

No lleves tus problemas personales al trabajo

Por favor, tus compañeros posiblemente tienen suficientes problemas en casa como para añadirle un peso extra. Ellos no necesitan saber tus problemas familiares, de pareja y económicos, puedes dejar estos detalles sólo para ti o en caso tal, el departamento de gestión humana, dentro de tu empresa, estará disponible para escucharte.

Ten por seguro que esta serie de consejos, si decides ponerlos en práctica, te funcionarán para que la convivencia laboral sea mucho más amena, y no sólo eso, puedas también conservar esas relaciones profesionales en tu vida personal, un par de amigos nuevos nunca estarán de más.